Infiltración de Hipoclorito de Sodio. Diagnóstico y Tratamiento.

Infiltración de Hipoclorito de Sodio. Diagnóstico y Tratamiento.

Dr. Omar Teniente Díaz de León
Especialista en Endodoncia. Maestría en Epidemiología. Profesor adjunto en la Universidad La Salle Bajío. León Gto. México

Dra. Edna Zamudio Pérez
Pasante de cirugía dental en la Universidad de La Salle Bajío. León Gto. México

Dr. Iván Jaramillo Téllez
Cirujano Dentista. Práctica privada. León Gto. México.


Introducción

Durante el proceso de tratamiento de conductos radiculares, la limpieza de éstos constituye una pieza base para el éxito del tratamiento endodóntico. Diferentes tipos de soluciones irrigadoras se han utilizado, durante el proceso de limpieza de los conductos radiculares, entre ellos podemos encontrar productos como: 1. Compuestos halogenados, 2. Tensoactivos, 3. Quelantes, 4. Ácidos, 5. Peróxidos y 6. Otras soluciones (clorhexidina, Agua destilada, etc.).

Entre los compuestos halogenados tenemos al hipoclorito de sodio en diferentes concentraciones y con diferentes asociaciones o mezclas (Tabla 1). Por supuesto, durante la práctica endodóntica una de las soluciones más utilizadas, en la desinfección de los conductos radiculares, es el hipoclorito de sodio el cual aparece en uso odontológico, en el año de 1792, y era llamado como agua de Javele; sus propiedades físicas y químicas han sido estudiadas detalladamente, y por supuesto, existen diferentes concentraciones de dicho elemento que le otorgan similares propiedades; entre las que podemos mencionar la desinfección de microorganismos (bactericida), así como el degradante de tejidos pulpares, dependiendo de la concentración.(Tabla 2).

El temor a la toxicidad del hipoclorito de sodio, como un factor irritante del tejido perirradicular, ha motivado la tendencia a descartar su uso. Sin embargo, en diferentes estudios se manifiesta que no existe diferencia inflamatoria significativa, después de 7 a 24 días de haber implantado diferentes soluciones en lomos de cobayo, soluciones de NaOCL contenidas en tubos de polietileno.

Sin embargo, la infiltración forzada de hipoclorito de sodio o cualquier otro tipo de solución de irrigación, a través de los tejidos perirradiculares, es un asunto diferente y de manejo desde luego encaminado a evitar complicaciones posinfiltración.

A pesar de los avances, tanto en el conocimiento científico como en el uso de tecnología punta, en la ciencia de la endodoncia aún se presentan, durante la práctica profesional, percances"en los procedimientos endodónticos en los cuales se deben determinar el diagnóstico y la forma en que se tiene que resolver tal percance.

Metodología:

Se recopiló material bibliográfico en revistas indexadas, en archivos físicos y en banco de datos en línea.

Se incluyeron aquellos artículos que proporcionaban información sobre las propiedades químicas y físicas del hipoclorito de sodio, reporte de casos de quemaduras químicas, manejo y tratamiento de pacientes con quemaduras químicas, así como sus complicaciones.

Diagnóstico

El diagnóstico, en el caso de infiltración por hipoclorito, es relativamente sencillo ya que el paciente inmediatamente después del percance, se quejará de dolor intenso y la inflamación aparecerá instantánea y alarmante. Edema intenso y extenso de la piel, los efectos de la infiltración van de acuerdo al tipo de solución irrigadora y también, a la concentración así como al tiempo de exposición de la sustancia empleada. (2,3).

Infiltración por hipoclorito

Foto 1. Infiltración por hipoclorito, 48 h después del evento

Infiltración por hipoclorito

Foto 2. Infiltración por hipoclorito, 4 h después del evento.

- Hipoclorito de sodio al 5% (soda clorada), al 2.5 % (Solución de Labarraque), al 1 % y al 0.5 %
- Hipoclorito de sodio al 1% con 16 % de cloruro de sodio (Solución Milton)
- Hipoclorito de sodio al 0.5% con ácido bórico (Solución Dakin)
- Hipoclorito de sodio al 0.5% con bicarbonato de sodio (Solución de Dausfrene)

Tabla 1. Diferentes combinaciones de hipoclorito de sodio usadas en el tratamiento de conductos radiculares, así como sus diferentes concentraciones.

MEDIDAS DE VALORES DE PROPIEDADES FÍSICO QUÍMICASDE SOLUCIONES DE HIPOCLORITO DE SODIO
PROPIEDADES SUSTANCIAS
  NaOCl-0.5% NaOCL-1% NaOCL-2.5% NaOCL-5%
DENSIDAD 1,00 1.04 1.06 1.09
TENSIÓN SUPERFICIAL 74.3 75.0 75.7 73.8
PH 11.98 12.60 12.65 12.89
VISCOSIDAD 0.956 0.98 1.073 1.110
CONDUCTIVIDAD 26.0 65.5 88.0 127.5
CAPACIDAD DE HUMECTACIÓN 2 h 20 min 1 h 27 min 1 h 23 min 18 min


Tabla 2. Esta tabla muestra las diferentes propiedades del hipoclorito de sodio en sus diferentes concentraciones.

Signos Iniciales De Infiltración

  • Dolor agudo, inmediatamente después del evento.
  • Inflamación en área de trabajo.
  • Hemorragia intersticial.
  • Equimosis.
Manejo De Urgencia Y Tratamiento


Ya que estamos hablando de una quemadura de tejidos blandos, de principio posterior al evento, es "indispensable mantener la calma" y a partir de este punto, investigar el evento para dar un diagnóstico correcto y tratar el percance de una forma adecuada. Resulta recomendable, después de haber realizado la infiltración, lavar con una solución de cloruro de sodio 0.9 %. Posteriormente, es adecuada la colocación de hidróxido de calcio vía intraconducto y prescribir antibióticos, analgésicos y antiinflamatorios (Tabla 4,5 y 6). Los medicamentos que se recomiendan serán evaluados por el especialista dependiendo de: cantidad de hipoclorito infiltrado, grado de concentración del hipoclorito, estado general del paciente (Investigar patologías presentes en el individuo) y el grado de afectación de los tejidos.

Posteriormente al percance, es ideal cerciorarse de la evolución del paciente hasta que se haya corregido su sintomatología total.

Debemos recordar que después del infortunio se debe comunicar al paciente el problema, durante el tratamiento, así como recomendarle además de los medicamentos prescritos la colocación de fomentos de agua fría por las primeras 24 h, continuando con fomentos de solución salina por las siguientes 24 hrs. En algunas ocasiones también es aconsejable prescribir esteroides por vía intramuscular, así como antihistamínicos.

ANTIBIÓTICO PRESENTACIÓN DOSIFICACIÓN VÍA DE ADMINISTRACIÓN
Penicilina G procaínica F.A 800,000 U.I. 1 cada 12 h I.M.
Penicilina G benzatínica F.A. 600 000, 1 200 000, 2 400 000 U Dosis única, en relación al peso del paciente I.M.
Amoxicilina Tabs. 250, 500, 875 mg y 1g, F.A. 250, 500 mg, 1 y 2 g 500 mg cada 8 h Oral, I.M.
Eritromicina Caps. 250 mg, Tabs. 500 mg 250 mg cada 6 h Oral.
Clindamicina Caps. 300 mg, F.A. 150 mg 300 mg cada 8 h Oral, I.M.
Metronidazo Tabs. 250 y 500 mg 500 mg cada 8 h Oral.


Tabla 4. Antibióticos recomendados para el tratamiento de quemaduras por hipoclorito. Dosis, presentación y Vías de Administración. Estos varían de paciente a paciente.

 

ANALGÉSICO PRESENTACIÓN DOSIFICACIÓN VÍA DE ADMINISTRACIÓN
Paracetamol Tabs. 500 mg Hasta 1g cada 6 h Oral
Metamizol sódico Tabs. 500 mg 1 g cada 6 h Oral
Ketorolaco Tabs. 10 mg, F.A. 30 mg 30 mg cada 8 h Oral, I.M, I.V.


Tabla 5. Analgésicos probables de administrar, así como vía y dosis. Estos pueden ser regulados o modificados, según la respuesta del paciente al dolor.

 

ANTIINFLAMATORIO PRESENTACIÓN DOSIFICACIÓN VÍA DE ADMINISTRACIÓN
Ibuprofeno Tabs. 400 mg 1 cada 6 h Oral.
Naproxeno sódico Tabs. 550 mg 1 cada 12 h Oral.
Diclofenaco F.A. 75 mg, Grag. 50 mg 1 cada 12 h Oral, I.M.
Nimesulida Tabs. 100 mg 1 cada 12 h Oral.


Tabla 6. Antiinflamatorios adecuados en el tratamiento de infiltración por hipoclorito de sodio.


Complicaciones

Al no prestar tratamiento adecuado y a tiempo, las complicaciones por infiltración con hipoclorito pueden ser: debilidad muscular de la zona, en ocasiones pasajera; parestesia temporal hasta la mayor complicación que sería la presencia de fascitis necrotizante; a esta patología se le ha atribuido la presencia de microorganismos de tipo estreptococos ß hemolíticos del grupo A o sinergias con microorganismos aerobios y anaerobios. (4-8)

Pronóstico

Con el tratamiento inmediato, el pronóstico es favorable (La intensidad de la quemadura dependerá del tipo de solución con el que sucedió el percance y la concentración de ésta). Mas, siempre es recomendable vigilar la evolución del caso.

Prevención

La sugerencia para evitar la extrusión inadvertida de soluciones de irrigación, más allá del vértice, puede lograrse mediante el empleo de aplicación pasiva de una aguja modificada, es además importante no encajar la aguja en el conducto, y la solución debe aplicarse con lentitud y sin presión. Asimismo, el uso de agujas especiales endodónticas evitará el riesgo de infiltración a tejidos blandos.

Conclusiones

Afortunadamente este tipo de casos no es muy común en la práctica endodóntica; mas el riesgo de infiltración, a través del periapice, de alguna sustancia que usemos durante el tratamiento de conducto radicular puede afectar el tratamiento de forma significativa. Cuando sucede este tipo de acontecimiento, las superficies están dolorosas y el tratamiento está dirigido al alivio del dolor y a la prevención de infecciones secundarias.


Bibliografía

  1. Estrela C. Ciencia Endodóntica. Sao Paulo, Brasil Editorial Artes médica, 2005: 415 – 455.
  2. Cohen S., Burns R. Vías de la Pulpa 8ª edición Madrid, España Editorial Elsevier,2004: 68 – 75.
  3. Ingle J, Bakland L. Endodoncia. 5ª edición México D.F. Editorial McGraw – Hill, 2005: 781 – 806.
  4. Kruger G. Cirugía bucomaxilofacial 7ª reimpresión México D.F. Editorial Panamericana, 2002: 304 – 307.
  5. Bueno P, Mariño J, Bueno J, Martínez C, Bueno E, Fascitis necrotizante. Ortop Traumatol 1999; 13(1-2):47-53.
  6. Gutiérrez E, Carrera J, Ramos L, Marín M, Casillas D, Delgadillo F, Infecciones necrotizantes de los tejidos blandos. Reporte de un caso. Cir Plast 1999; 9(2): 86 – 89.
  7. Álvarez C, Serrano J, Etiología de las infecciones en los pacientes quemados y su correlación clínica. Cir Plast 1998; 6(2): 37 –39.
  8. Rangel H, Gómez H, Clasificación etiológica de las lesiones térmicas. Cir Plast 1996; 6(3): 103 – 104.
  9. Driscoll C, Dowker S, Anderson P, Wilson R. Effects of sodium hypochlorite solution on root dentine composition. J Mater Sci Mater Med 2002; 13(2): 219 – 223.
  10. Gernhardt C, Eppendorf K, Kozlowsky A, Brandt M. Toxicity of concentrated sodium hypochlorite used as an endodontic irrigant. Int Endod J 2004; 37(4): 272 – 280.
  11. Gursoy U, Bostanci V, Kosger H. Palatal mucosa necrosis because of accidental sodium hypochlorite infection instead of anesthetic solution. Int Endod J 2006; 39 (2): 157 – 161.
  12. Mehdipour O, Kleier D, Aureback R, Anatomy of sodium hypochlorite accidents. Compend Contin Educ Dent 2007; 28(10): 544 – 546, 548, 550.
  13. Hülsmann M, Hahn W. Complications during root canal irrigation – literature review and case reports. Int Endod J 2002; 33 (3): 186 – 195.
  14. Galot A, Arbelle J, Lieberman A, Yanai – Inbar I. Effects of sodium hypochlorite on soft tissues after its inadvertent injection beyond the root apex. J Endod 1991; 17 (11): 573 – 574.
  15. Kavanagh C, Taylor J. Inadvertent injection of sodium hypochlorite into the maxillary sinus. Bar Dent J 1998; 185 (7): 336 – 337.
  16. Nearverth E, Swindle R. A serious complication following the inadvertent injection of sodium hypochlorite outside the root canal system.
  17. Reeh E, Messer H. Long – term paresthesia following inadvertent forcing of sodium hypochlorite through perforation in maxillary incisor. Endod Dent Traumatol 1989; 5 (4): 200 – 203.
  18. Witton R, Hentorn K, Ethunandan M, Harmer S, Brennan P. Neurological complications following extrusion of sodium hypochlorite solution during root canal treatment. Int Endod J 2005; 38 (11): 843 – 848.
  19. Witton R, Brennan P. Severe tissue damage and neurological deficit following extravasation of sodium hypochlorite solution during routine endodontic treatment. Bar Dent J 2005; 199(6): 355.
  20. Bowden J, Ethunandan M, Brennan P. Life – threatening airway obstruction secondary to hypochlorite extrusion during the root canal treatment. Oral Surg Oral Med Oral Pathol Oral Radiol Endod 2006; 101 (3): 402 – 404.
  21. SerperA, Ozbek M, Calt S. Accidental sodium hypochlorite - induced skin injury during endodontic treatment. J Endod 2004; 30 (3): 180 – 181.
  22. Becking A. Complications in the use of sodium hypochlorite during endodontic treatment. Report of three cases. Oral Surg Oral Med Oral Pathol 1991; 71 (3): 346 – 348.
  23. Sabala C, Powel S. Sodium hypochlorite injection into periapical tissues. J Endod 1989; 15 (10): 490 – 492.
  24. Roldi A, Leonardo M, Lia R. The irritative potential of 0.5% sodium hypochlorite(Dakin´s solution) in root canal therapy of dog´s teeth. Rev Odontol UNESP 1988; 17 (1): 83 – 89.
  25. Hale J, Jackson C, Everelt A, Moore S. Treatment protocol for the management of sodium hypochlorite accident during endodontic therapy. Gen Dent 2001; 49(3): 278 – 281.


Contacto: Blvd. González Bocanegra #4401 Col. San Isidro León Guanajuato México . C.P.37530. Correo electrónico: otdile@yahoo.com