Análisis Clínico Comparativo de Cinco Sistemas de Postes para Odontología Restaurativa: Estudio Piloto

Análisis Clínico Comparativo de Cinco Sistemas de Postes para Odontología Restaurativa: Estudio Piloto

Dr. Rafael Huete Vásquez
Profesor Asociado. Universidad de Costa Rica

 

Introducción


La forma debe coincidir con el contexto, con lo que la contiene, a donde va a estar inmersa, este principio de la ingeniería estructural es la base filosófica para el desarrollo de muchos de los aditamentos desarrollados para la odontología; la forma del aditamento debe seguir a la función, para resistir las fuerzas tensionales y compresivas, esto es arte y es ciencia, este es el caso de los postes o pernos y, por ende, de la odontología restaurativa.

Los postes para reconstrucción de piezas desvitalizadas y fracturadas aparecieron en el mercado como sustitutos de las llamadas espigas coladas, ya que estas provocaban, en muchos casos, fracturas verticales de la raíz del diente. Debido a esta situación se fabricaron primero los pernos de rosca, los cuales se atornillaban literalmente a la raíz, pero igualmente se demostró que provocaban fisuras.

Posteriormente se fabricaron los postes lisos de metales biocompatibles como el acero o el titanio, los cuales debían entrar pasivamente en el conducto, aunque ajustados a la anatomía de este, y se cementaban con oxifosfato o policarboxilato, los cuales eran los medios de unión existentes, la parte coronal de la pieza dentaria se restauraba por medio de una resina de autocurado o de fotocurado, o con ionómero de vidrio para muñones. Después se desarrollaron los cementos de ionómero de vidrio, los cuales tenían adhesión a la dentina y al cemento de la raíz, así como al metal. Así mismo se desarrollaron los cementos a base de resina, pero los mismos debían ser de autocurado, ya que el metal impedía la fotopolimerización dentro del conducto.

Otro de los inconvenientes de los postes metálicos es que, en el caso de restauraciones estéticas de solo porcelana, se trasluce a través de ellas el color del metal, por lo que se debe colocar una cofia opaca sobre ellos para enmascarar el color grisáceo del perno o colocar el opacador como primera capa de la restauración, lo cual, en ambos casos, hace el procedimiento más engorroso y le resta belleza a la corona.

Un problema aún mayor, es que el módulo de elasticidad del metal y de la pieza dentaria es diferente, por lo que esto también podría provocar fisuras, por supuesto que en grado menor que con las espigas de metales colados y ajustados, pero si se ha observado y reportado este problema. En años recientes se desarrollaron los postes de color blanco o trasparentes de diferentes fibras, con las ventajas de que el color no se transluce a través de la restauración final y de que el módulo de elasticidad es similar al del diente. Otra ventaja adicional de estos postes es que la luz de la lámpara se transmite a lo largo de ellos, por lo que el cemento puede ser de fotocurado, con lo cual se sim-plifica la técnica. Además son radiopacos, por lo cual se distinguen en las radiografías.

Para todos los tipos de postes prefabricados el diente debe contar con suficiente estructura coronal remanente, para, de esta manera, lograr una fuerte unión entre la pieza dental, el pin y la resina del muñón para que la restauración no fracase debido a que el perno se fracture, se doble o se suelte.

Revisión de la Literatura

Para resistir las grandes fuerzas, ya sean estas tensionales o compresivas, la construcción vernácula no resuelve el problema, para esto necesitamos los principios de la ingeniería estructural y, para ello, requerimos del cálculo estructural; el arte estructural debe ser racional (gutiérrez gutiérrez, J, 2008). Hasta inicios de los años noventas la espiga colada seguía teniendo vigencia en la práctica odontológica diaria, por lo que el especialista en endodoncia fernando Sánchez escribió sobre esta técnica en 1991. Igualmente, se hacían restauraciones por medio de muñones de amalgama de plata dentro de conductos, técnica descrita por Luis Murillo en ese mismo año.

Pero, en los años posteriores la espiga colada fue perdiendo terreno ante los postes prefabricados, ya que se comprobó, en numerosos casos, que provocaban fractura vertical de la raíz (Donald, H.L., Jansonne, B.g., gardiner, D.M. y Sarkar, N.k., 1997); además, la microfiltración que podría ocurrir durante el periodo de espera, varios días, entre la toma de la impresión y la colocación del poste colado, podría producir contaminación dentro del conducto radicular (Mannocci, f., ferrari, M. y Watson, t.f., 2001).

Sin embargo, Huete, R. (2006) comparó clínicamente las técnicas de la espiga colada y la del poste metálico prefabricado con estrías, encontrando que, en condiciones idóneas, ambos sistemas son seguros para la estructura dental remanente.

Otro tipo de poste que se fue desechando con el tiempo, fue el prefabricado con rosca, ya que al ser enroscado íntimamente y fuertemente dentro del conducto, provocaba mucho estrés a las paredes de la raíz, lo cual, unido al medio cementante, producía igualmente fracturas verticales ((Standlee, J.p. y Caputo, A.A., 1992 y 1993).

Así, aparecieron en el mercado los postes pasivos, primero los de metal y luego los de diferentes fibras, los cuales deben ser cementados con resina. En un estudio conducido a lo largo de cuatro años y publicado en el 2000 por ferrari, M., vichi, A. y garcía-godoy, f., se comprobó que el poste de resina epóxica se comportó mejor que el poste metálico y que la espiga.

Además, el uso del poste de fibra ofrece la ventaja de tener un módulo de elasticidad adecuado, similar al del diente, buena adhesión al cemento y, además, se puede quitar fácilmente en caso necesario, si se cuenta con el armamentario adecuado (Sakkal, S., 1996 y Rjik, W.g., 2001). pero en un estudio con postes de titanio y de fibra de vidrio, no se encontró diferencia en el comportamiento clínico de estos aditamentos (Naumann, M., Sterzenbac, g., franke, A. y Dietrich, t., 2007). Aunque, recientemente, otros autores recomendaron los pernos de fibra reforzados con polietileno para uso clínico en dientes endodónticamente tratados sobre los de metal (piovesan, E.M., Demarco, f.f., Cenci, M.S. y pereira-Cenci, t., 2008).

Sin embargo una ventaja adicional que presentan los postes de metal es su radiopacidad, ya que fácilmente se distinguen por medios radiográficos en el interior del conducto radicular al efectuar la preparación y en las radiografías de control, pero los nuevos postes de fibras han demostrado que también son radiopacos, aunque esta radiopacidad es menor que la de sus homólogos metálicos (Rasimick, B.J., gu, S., Deutsch, A.S. y Musikant, B.L., 2007).

Existen en la literatura artículos que proponen la longitud ideal del poste, algunos autores afirman que se debe desobturar de tres cuartas partes a la mitad del conducto, pero respetando al menos 5 mm. de selle periapical para evitar la contaminación por vía apical (Mattison, g.D., Delivanis, p.D., thacker, R.W. y Has- sell, k.J., 1984 y Haddix, J.E., Mattison, g.D., Shulman, C.A. y pink, f.E., 1994). pero, recientemente se ha afirmado que ya que el poste no tiene como fin reforzar al diente, sino servir como elemento de soporte del muñón de resina o de ionómero de vidrio, además, que la longitud no es tan crítica con los nuevos cementos de resina, de ionómero de vidrio o de ionómero de vidrio resinoso, la recomendación es la de desobturar como máximo la mitad del canal radicular (purton, D.g. y payne, J.A., 1996 y Mason, p.N., 2001). Al remover la gutapercha del interior del conducto para colocar un perno, se debe tener mucho cuidado para no romper el selle apical de la misma, por lo que se han desarrollado instrumentos rotatorios que ejercen poca presión al preparar las paredes y remover el material, igualmente se recomienda irrigarlos con una solución salina (zhang, L., Huang, L., Xiong, y., fang, M., Chen, J.H. y ferrari, M., 2008).

Según tjan, A.H.L. y Whang, S.B. (1985) las paredes del conducto deben ser preparadas o desgastadas lo menos posible, manteniendo la mayor cantidad de dentina posible, ya que aunque la función del poste no es reforzar al diente, la tensión provocada por las fuerzas masticatorias debe ser resistida por la mayor cantidad de estructura posible, de allí que los nuevos sistemas de postes cuentan con brocas delgadas que corresponden a pines igualmente estrechos. también se ha dicho que la pérdida de líquidos en un diente desvitalizado lo hacen mucho más frágil, por ello se debe prestar atención a mantener la mayor cantidad de estructura dentaria, al diseño del poste, al material de este, y al trato que se le da al diente remanente (Akka- yan, B. y gülmez,t., 2002).

En el libro de texto "Atlas en color y texto de endodoncia", Stock, C.J., gulabivala, k., Walker, R. y goodman, J.R. (1997), dicen: "Muchos de los problemas que surgen durante el tratamiento endodóntico puede atribuirse a un escaso conocimiento de la morfología de los conductos de los dientes". Ellos también afirman que los conductos radiculares no suelen ser rectos, aunque así lo parezca en las radiografías, además, el grosor no es uniforme, tendiendo ser más estrechos hacia apical. tomando en cuenta lo anterior, la adaptación del perno al canal radicular representa un importante elemento en el comportamiento biomecánico de la restauración protésica (Sakkal, S. y Boudrias, p, 2000). por esto, se ha desarrollado un tipo de poste de dos grosores, más grueso hacia cervical y más delgado hacia apical, los beneficios incluyen una mínima preparación del canal radicular, mayor adaptación del pin al conducto en apical y cervical y buena retención (Boudrias, p., Sakkal, S. y petrova, y., 2001).

Recientemente se publicó un investigación en que se demostró que si la anatomía del diente, la cantidad de estructura remanente y la configuración de los conductos lo permiten, al colocar dos o tres postes, la resistencia de la restauración final será mayor, por esto, en dientes multirradiculares se debería buscar colocar la mayor cantidad posible de estos aditamentos (teixeira, D., Andrade, M.A.C., Baratieri, L.N. y Monteiro Junior, S., 2005).

La espiga colada o el poste prefabricado no tienen como propósito reforzar el diente, la función es la de reconstruir la estructura dentaria perdida, por esto debemos entender que lo que introducimos dentro del diente debe, además de soportar las fuerzas tangenciales, sostener adecuadamente a la corona final (Mendoza, D.B. y Eakle, W.S., 1994, Standlee, J.p. y Caputo, A.A., 1992 y Sorensen, J.A. y Engelman, M.J., 1990). Una restauración fija fallará si el poste o el muñón que la sostienen falla, por esto el sistema utilizado debe garantizar que el perno soporte bien las fuerzas de la masticación y que el perno se mantendrá firmemente asentado y adherido dentro del conducto radicular, por esto muchos investigadores han desarrollado diferentes técnicas y tipos de estos fijadores para rehabilitar dientes desvitalizados y con fracturas coronales parciales (Cohen, B.i., pagnillo, M.k., Newman, i., Musikant, B.L. y Deutsch, A.S., 1997).

Cualquiera que sea el tipo de poste que se coloque, siempre se debe mantener la mayor cantidad de tejido dentario coronal. En 1995 fan, p., Nicholls, J.i. y kois, J.C., definieron la virola o cincha como un anillo de metal de la corona final que debe abrazar a la estructura dental remanente en 360°, extendiéndose desde el hombro, con el fin de aumentar la resistencia a la fractura, como lo indicaron isidor, f., Brøndum, k. y Ravnholt, g. en 1999.

Así mismo, Raygot, C.g., Chai, J. y Jameson, L. (2001) apoyan estos conceptos diciendo que: "...la cantidad de estructura dental es un factor significante en determinar la resistencia a la fractura de un diente tratado con endodoncia". Esto ya había sido considerado anteriormente por otros autores, que dijeron que el mantener mayor cantidad de diente, se contrarrestarán las fuerzas funcionales de palanca, el efecto de cuña de los postes cónicos y las fuerzas laterales ejercidos por ellos sobre la estructura de la dentina (Sorensen, J.A. y Engelman, M.J., 1990).

Lo anterior se ha reafirmado en años recientes, ya que en un estudio se encontró que la mayoría de los postes que fallaron, se doblaron, se soltaron o se fracturaron, se debió principalmente a que el diente presentaba 2 o menos paredes coronales remanentes (Cagidiaco, M.C., Radovic, i., Simonetti, M., tay, f. y ferrari, M., 2007). Además, en un nuevo estudio se encontró que la falla más común en estas circunstancias es que el perno se desprende (Cagidiaco, M.C., goracci, C., garcía-godoy, f. y ferrari, M., 2008).

Es muy importante considerar el medio de cementación de estos aditamentos, ya que recientemente se han desarrollado nuevos materiales, los cementos a base de resina, que han venido a sustituir a los ionómeros de vidrio, ya que se adhieren tanto a la dentina del interior del conducto como al material del poste de fibra (goracci, C.J., fabianelli, A., Sadek, f.t., papacchini, f.R. y ferrari, M., 2005). Al utilizar cementos resinosos se debe tomar en cuenta la hidrofilia del material, por- que la solubilidad de los adhesivos dentinarios debe ser similar a la de la dentina para mejorar la resistencia (king., N.M., Hiraishi, N., yiu, C.k.y., pashley, E.L., Loushine, R.J., Rueggerberg, f.A., pashley, D.H. y tay, f.R., 2005). También es importante tomar en consideración el sistema de adhesión del cemento a utilizar, ya que los adhesivos autograbables han demostrado ser tan efectivos como los de grabado previo, lo cual simplifica aún más la técnica (gallegos, g., zúñiga, i. y Bonilla, S., 2008). También se recomienda tratar los postes de fibra con silano en vez de con ácidos, ya que estos últimos podrían alterar la conformación de las fibras afectando la estructura, pero algunos autores no han encontrado que su uso mejore la resistencia del perno a ser desalojado del interior del conducto (perdigao, J., gomes, g. y Lee, i.k., 2006 y Wang, y., Raffaelli, O., zhang, L., Chen, J. y ferrari, M., 2007).

Finalmente, Nothdurft, f.p y pospiech, p.R. (2006) dicen que el medio de cementación más adecuado es el que es menos sensible a la técnica, ya que esto facilita considerablemente la colocación de los postes dentro de los conductos de las raíces. Lo que hace la diferencia, es lograr una unión firme entre el poste, el cemento y la dentina, ya que el módulo de elasticidad de los pernos prefabricados no es, hasta ahora, en ninguno de ellos, igual al de la dentina (Abo El-Ela, O.A. y El- Mowafy, O., 2009).

Comparación Clínica de Cinco Tipos de Postes

El propósito de este estudio clínico fue analizar cinco tipos de postes utilizados en la facultad de Odontología de la universidad de Costa Rica: espigas coladas, postes de metal con estrías rectos y cónicos y postes de fibra de un grosor y de dos grosores, tomando en cuenta la dificultad de la preparación, la facilidad de ajustar el poste a esta, la retención que presentaba sin ser cementado, la técnica de cementado y el tiempo consumido en todo el procedimiento.

Para reconstruir piezas fracturadas o endodónticamente tratadas se han desarrollado sistemas de postes prefabricados de diferentes materiales, actualmente los más populares son los de metal y los de fibra. En un artículo anterior el autor comparó los postes de metal prefabricados con las espigas coladas y encontró que, en condiciones ideales y controladas clínicamente, ambos sistemas funcionan adecuadamente.

Tomando en cuenta las recomendaciones emanadas de ese artículo, se decidió hacer primero una revisión bibliográfica del uso de las espigas coladas, los postes de metal y de los de fibra. Definitivamente los autores se inclinan hacia el uso de los postes prefabricados, aunque siempre queda la opción de utilizar los colados en casos especiales, tales como dientes con raíces largas, anchas y fuertes y muy poco tejido coronal remanente. Por eso se buscó más información acerca de los postes prefabricados, encontrando que la mayoría de ellos presentan la forma convencional, o sea un poste del mismo ancho en toda su longitud, otros presentan una forma cónica, más ancho hacia cervical disminuyendo en sentido apical en donde tienen un menor grosor y, recientemente, apareció un nuevo aditamento con dos grosores, uno en cervical y el otro en apical, basado en la idea de que el conducto radicular no es totalmente recto o regular, sino que presenta concavidades y convexidades a todo lo largo y se adelgaza hacia apical, por lo que este poste se adaptaría mejor a la forma del canal.

También se encontró en la literatura que los de fibra tienen ventajas sobre los metálicos, tales como:

a.- el módulo de elasticidad es similar al de la dentina, por lo que se reduce la posibilidad de fractura radicular;

b.- la luz de la lámpara de fotocurado se transmite a lo largo del poste, por lo que se simplifica el procedimiento de cementado al poder utilizar cementos resinosos duales;

c.- en caso necesario, es muy sencillo retirar el poste del conducto sin dañar la raíz.

Posteriormente, con el fin de comparar los cinco tipos de postes clínicamente y en condiciones controladas, se escogieron cuatro mujeres que necesitaran restaurar sus dientes mediante poste y corona, en condiciones ideales, o sea, suficiente tejido dental remanente, conductos rectos, raíces largas, dientes en el sector anterior, oclusión clase I, sin traumas oclusales visibles y con la articulación témporo-mandibular saludable.

Se eligió una paciente que necesitara una corona en la pieza 2.1, la que se restauró mediante una espiga colada. La segunda persona necesitaba restauraciones fijas en los cuatro incisivos superiores, a la cual se le colocaron postes de titanio del tipo cónico con estrías de la marca Tenax® de Whaledent en esas piezas. A otra paciente se le colocó un poste, también de titanio, del mismo grosor en toda su longitud, con rosca pasiva, de la marca Optident® de Dental products en el diente 1.2. En la última persona se decidió colocar un poste de fibra de un solo grosor TransLuma® de Bisco en la pieza 1.2 y otro de dos grosores D.T Light-Post® de la misma fábrica en la pieza contralateral, o sea la 2.2. todas las restauraciones fueron efectuadas por el mismo operador.

Los tratamientos radiculares fueron hechos por el mismo especialista. Se prepararon todas las piezas que recibirían postes prefabricados para corona completa, para determinar la cantidad de tejido dental remanente y, de esta manera, estar seguros de que eran aptas para recibir un poste, tomando como determinante la posibilidad de contar con una virola o cincha a todo el rededor de los dientes para amarrar y protegerlos mediante coronas completas. Se comprobó que todas las piezas contaban con suficiente estructura para ser seguras al ser restauradas con un poste. En el caso del diente que se restauró mediante una espiga colada, este no tenía suficiente tejido coronal remanente e iba a ser pilar de un puente fijo, por lo que se decidió utilizar ese tipo de perno. Se hizo un patrón de acrílico que copió el interior del conducto preparado y la parte coronal se talló para poder recibir posteriormente una corona metal-porcelana, este molde se coló en oro, ya que la maleabilidad de este provocaría menos estrés sobre las paredes de la pieza que un poste hecho de un metal base, como los utilizados comúnmente.

En la lámina N° 1 podemos ver de izquierda a derecha los cinco tipos de poste utilizados en este estudio: la espiga colada en oro, el poste cónico de metal de la marca Tenax® de Whaledent, el perno metálico Optident® de Dental products y los postes de fibra de la marca TransLuma® y D.T. Light-Post®, ambos de Bisco. En la N° 2 se observa la radiografía del diente 2.1 con la espiga que se confeccionó en oro.

Imagen N° 1. En esta fotografía observamos los cinco tipos de postes analizados.   Imagen N° 2. Radiografía de la pieza 2.1 con la espiga colada.


Para la preparación de las otras piezas y la cementación de los pernos, se siguieron las instrucciones de los fabricantes, se utilizó todo el armamentario del estuche respectivo y se utilizó como medio cementante el recomendado por la casa respectiva.

En la lámina N° 3 podemos observar el estuche de los pernos de titanio de la marca Tenax® de Whaledent, así mismo en la lámina N° 4 se puede ver la radiografía de los incisivos superiores restaurados con estos postes. Debido a que en el caso de esos dientes se conservaba mucho tejido coronal, se desobturó lo mínimo recomendado del canal radicular.

Imagen N° 3. Aquí podemos observar el estuche de los pernos tenax® de Whaledent.   Imagen N° 4. Esta radiografía muestra cuatro incisivos superiores con los postes tenax®.

 

Para rehabilitar la pieza 1.2 se escogió un poste de titanio con rosca pasiva, del tipo recto de un solo grosor de la marca Optident® de Dental products. La estructura dental coronal remanente era relativamente menor que en el caso anterior, por lo que se decidió desobturar más de la mitad del conducto radicular, para darle más retención y, sobre todo, estabilidad al perno.

En el caso de los dos dientes laterales de la misma paciente, el 1.2 y el 2.2, se decidió colocar postes de fibra de la casa Bisco en ambos. Se escogió la pieza 1.2 para recibir el perno recto marca TransLuma® ya que la radiografía mostraba un conducto bastante recto, la pieza 2.2 recibió un poste de dos grosores marca D.T. Light-Post®. Igual que en el caso del poste Tenax®, se removió poca gutapercha ya que se contaba con mucha estructura coronal remanente.

Imagen N° 5.Kit de los pernos Optident® de la casa dental Products.   Imagen N° 6.en esta radiografía se ve el poste Optident® en posición en la pieza 1.2.



Para estas piezas se tomaron las radiografías sin las coronas para poder apreciar tanto la zona coronal del poste como la radicular, porque estos pines no son tan radiopacos como los metálicos. En las imágenes N° 7, 8, 9 y 10 se muestran tanto los estuches de estos sistemas, como las radiografías respectivas.

Imagen N° 7. El estuche de los pernos TransLuma® de la fábrica Bisco.   Imagen N° 8. La radiografía del poste TransLuma® en la pieza 1.2.

Imagen N° 9. el kit de los postes de dos grosores D.T. Light-Post®.   Imagen N° 10. la radiografía del perno D.T. Light-Post® colocado en el dien- te 2.2.

 

Resultados

Se analizaron los cinco tipos de postes antes descritos, tomando en cuenta la dificultad de la preparación, la facilidad de ajustar el poste a esta, la retención que presentaba sin ser cementado, la técnica de cementado, el tiempo consumido en todo el procedimiento y la radiopacidad. El problema mayor de las espigas coladas es que se debe preparar el conducto con bayonetas de stock, lo que dificulta el procedimiento. Se encontró también, que al ser totalmente ajustadas a la preparación del conducto y a que se tiene que tomar un impresión y hacer un colado, el producto final debe ser ajustado para entrar adecuadamente dentro del canal, lo cual obliga a tener mucho cuidado para no perder el íntimo contacto del cual depende en gran medida su retención, lo cual consume mucho tiempo. Otra desventaja de este tipo de pernos, es que no pueden ser fijados con cementos de fotocurado, lo cual dificulta aún más la técnica de colocación. La retención que presenta a ser desalojado del conducto es excelente debido a su íntimo contacto. La radiopacidad del oro, metal utilizado en este caso, es excelente.

En cuanto a los postes de metal de un solo grosor se encontró que, al ser este el diseño, se hace difícil la preparación del conducto ya que las brocas son también totalmente rectas, lo que hace que conforme se angosta el conducto sea más difícil penetrar en él, igualmente la colocación del poste se dificulta. El otro inconveniente encontrado es que deben ser cementados con cementos duales, lo cual hace más engorroso el procedimiento. La retención dentro del canal es buena. El tiempo de trabajo total es relativamente largo, en relación con los otros tipos de postes prefabricados. Estos pines son radiopacos, aunque no tanto como el oro pero sí se ven sencillamente en la radiografía.

Los pernos en forma cónica tienen la ventaja sobre los anteriores de que se adaptan mejor a la forma del conducto, ya que se angosta hacia apical, lo cual hace más fácil el procedimiento de preparación de las paredes y de desobturación del canal; por lo tanto la colocación del pin es más fácil, lo cual redunda en menor tiempo de trabajo. Igualmente presentan el inconveniente de no poder ser cementados con cementos de fotocurado. La radiopacidad es adecuada, por lo cual, igual que los anteriores, se distinguen fácilmente dentro del canal. La retención que presentan sin cemento es relativamente pobre.

Acerca de los dos tipos de postes de fibra, se encontró que el de dos grosores aventaja al de uno ligeramente en cuanto a la resistencia a la remoción del poste antes de ser cementado, pero no se encontró diferencia a favor de alguno de los dos en cuanto a colocación, tiempo empleado y técnica de cementado. La gran ventaja, desde el punto de vista clínico, que se notó sobre los pernos metálicos fue que el estuche incluye todos los implementos necesarios para la preparación del conducto y la cementación del poste, lo cual facilita mucho la técnica y reduce considerablemente el tiempo de trabajo. Sin embargo, una desventaja adicional es que no son suficientemente radiopacos, lo cual dificulta su reconocimiento por este medio. La gran ventaja de los pernos de fibra es que son invisibles a través de las restauraciones de solo porcelana.

Discusión

Es un hecho que los postes prefabricados tienen muchas ventajas sobre las espigas coladas, aunque por el propósito de este estudio, solamente se pudo comprobar que la técnica de estas últimas es mucho más engorrosa. Los conductos radiculares presentan anatomías diferentes de acuerdo con la pieza, lo cual varía de un paciente a otro. Entonces, es obvio, que al ser los conductos irregulares y más angostos hacia cervical, un poste fabricado con dos grosores diferentes en cervical y apical, presenta la ventaja de adaptarse y sostenerse mejor dentro del canal radicular por sí mismo antes de ser cementado, que uno totalmente recto; además, los postes cónicos son más fáciles de colocar que los rectos, pero no son tan retentivos. Por otra parte, atendiendo la revisión de la literatura revisada, los postes de fibra tienen la ventaja sobre los metálicos en la técnica de cementado de la restauración, lo cual se traduce en un ahorro de tiempo sustancial, lo cual se comprobó con esta prueba clínica, al utilizar todo el armamentario del kit respectivo, aunque la técnica es más sensible. Además, su módulo de elasticidad es similar al de la dentina, lo cual prevendría la fractura radicular, lo cual no se puede ni debe comprobar en un estudio clínico, ya que para ello se debe hacer un estudio in vitro.

Conclusiones

Es concluyente, por la revisión de la literatura consultada y de esta prueba clínica que los postes prefabricados son superiores a las espigas coladas, aunque no en todas las situaciones. En opinión del autor, en condiciones óptimas, pero con poca estructura dental coronal remanente, el poste colado debe ser la primera opción, aunque se le debe explicar los riesgos e inconvenientes al paciente.

En cuanto a los postes metálicos, la preparación es sencilla, ya que los kits cuentan con el armamentario adecuado, la colocación es fácil, aunque la fijación es un poco engorrosa al tener que utilizarse cemento dual. También se encontró que es más sencillo introducir los pernos cónicos o en disminución que los rectos, pero estos presentan menor retención, ya que no se adaptan perfectamente a la anatomía interna del conducto radicular.

En cuanto a los postes de fibra, se encontró que la técnica se facilita mucho, comparada con los de metal, al poder utilizar un cemento de fotocurado e, igualmente, se reduce el tiempo de operación. La gran desventaja que se encontró es que no son tan radiopacos, lo cual dificulta determinar la ubicación exacta al tomar la radiografía de control; además, para un odontólogo que no conoce el caso, fácilmente se le puede escapar la identificación de estos pernos por medios radiográficos.

Igualmente, analizando la literatura, sobre todo la que aparece en libros de texto y revistas especializadas en endodoncia, pareciera que los postes prefabricados de fibra de vidrio de dos diferentes grosores, deberían ser superiores a los rectos, ya que se adaptarían mejor a la anatomía interna de la raíz. pero, en esta comparación clínica de los postes de fibra de la casa Bisco rectos y de doble grosor, no se encontraron ventajas a favor de los segundos, aunque se debe reconocer que un solo caso no es suficiente para poder afirmar que un sistema es superior a otro.

Por las razones anteriormente expuestas, debe privar el criterio clínico para la escogencia del tipo de poste, ya que no todos los sistemas se adaptan igual a las diferentes situaciones, ni los operadores tienen las mismas preferencias, y las técnicas no funcionan igual en manos de todos los odontólogos.


Bibliografía

  1. - Abo El-Ela, O.A., Atta, O.A. y El-Mowafy, O. Microtensile bond strength of nonmetallic dowells to radicular dentin with self-etch adhesivs. J Prosth, 18, 2006:167-171.
  2. - Akkayan, B. y Gülmez, T. Resistance to fracture of endo- dontically treated teeth restored with different post sys- tems. J Prosthet Dent, 87 (4), 2002: 431- 437.
  3. - Boudrias, P., Sakkal, S. y Petrova, Y. Anatomical post de- sign meets quartz fiber technology: rationale and case re- port. Compendium, 22, 2001: 337-348.
  4. - Cagidiaco, M.C., Radovic, I., Simonetti, M., Tay, F. y Ferra- ri, M. Clinical performance of fiber post restorations in en- dodontically treated teeth: 2-year results. Int J Prostodont, 20 (3), 2007: 293-298.
  5. - Cagidiaco, M.C., Goraci, C., García-Godoy, F. y Ferrari, M. Clinical studies of fiber posts: a literatura review. Int J Prosthodont, 21 (4), 2008: 328-336.
  6. - Cohen, B.I., Pagnillo, M.K., Newman, I., Musikant, B.L. y Deutsch, A.S. Cyclic fatigue testing of five endodontic post designs supported by four core materials. J Prosth Dent, 78 (5), 1997: 458-464.
  7. - Donald, H.L. Jeansonne, B.G., Gardiner, D.M. y Sarkar, N.K. Influence of dentinal adhesives and prefabricated post on fracture resistance of silver amalgam cores. J Posth Dent, 77 (1), 1997: 17-22.
  8. - Fan, P., Nicholls, J.I. y Kois, J.C. Load fatigue of five res- toration modalities in structurally compromised premolars. Int J Prosthodont, 8 (3), 1995: 213-220.
  9. - Ferrari, M., Vichi, A. y García-Godoy, F. Clinical evalua- tion of fiberreinforced epoxy resin posts and cast post and cores. Am J Dent 13, 2000: 15B-18B.
  10. - Gallegos, G., Zúñiga, I. y Bonilla, S. Adhesión de sistemas autograbables. Odontología vital, Año 6, vol., 1, n° 8, 2008: 13-19.
  11. - Goracci, C., Fabianelli, A., Sadek, F.T., Papacchini, F.R. y Ferrari, M. The contribution of friction to dislocation resis- tance of bonded fiber posts. J Endo, 31 (8), 2005: 608-612.
  12. - Gutiérrez Gutiérrez, J. Arte y ciencia de la ingeniería es- tructural, Conferencia magistral, Acto oficial designación del Lanamme U.C.R con el nombre "Juan Antonio Pastor Gómez", noviembre 2008.
  13. - Haddix, J.E., Mattison, G.D., Shullman, C.A. y Pink, F.E. Post preparation techniques and their effect on the apical seal. J Prosth Dent, 64 (5), 1990: 515- 519.
  14. - Isidor, F., Brøndum, K, y Ravnholt, G. The influence of post length and crown ferrule length on the resistance to cyclic loading of bovine teeth with prefabricated titanium posts. Int J Prosthodont, 12 (1), 1999: 78.82.
  15. - King, N.M., Hirishi, N., Yiu, C.K.Y., Pashley, E.L., Lo- ushine, R.J., Rueggeberg, F.A., Pashley, D.H. y Tay,, F.R. Effect of resin hydrophilicity of water-vapour permabiality of dental adhesive films. Eur J Oral Sci, 113, 2005: 436- 442.
  16. - Masson, P.N. New method of the execution of a composite resin core. 5th. International Symposium, 2001: 13-16.
  17. - Mattison, G.D., Delivanis., P.D., Thacker, R.W. y Hassell, K.J. Effect of post preparation en the apical seal, J Prosth Dent, 51 (6), 1984: 785-789.
  18. - Mendoza, D.B. y Eakle, W.S. Retention of posts cemented with various dentinal bonding cements. J Prosth Dent 72, 1994: 591-594.
  19. - Murillo, L.F. Técnica para la restauración de molares trata- dos endodónticamente por medio de muñón de amalgama intrarradicular. Boletín Facultad de Odontología, Universi- dad de Costa Rica, IV (4), 1991: 5-13.
  20. - Naumann, M., Sterzenbac, G., Franke, A. y Dietrich, T. Randomized controlled clinical pilot trial of titanium vs. glass fiber prefabricated posts: preliminary results after up to 3 years. Int J Prosthodont, 20 (5), 2007: 499-503.
  21. - Nothdurft, F.P. y Pospiech, P.R. Clinical evaluation of pul- pless teeth restored with conventionally cemented zirconia posts: A pilot study. J Prosth Dent, 95, 2006: 311-314.
  22. - Perdigão, J., Gomes, G. y Lee, I.K. The effect of silane on the bond strengths of fiber posts. Dental Materials, 22, 2006: 752-758.
  23. - Piovesan, E.M., Demarco, F.F., Cenci, M.S. y Pereira-Cen- ci, T. Survival rates of endodontically treated teeth restored with fiber-reinforced custom posts and cores: a 97 month study. Int J Prosthodont, 21 (6), 2008: 633-639.
  24. - Purton, D.G. y Payne, J.A. Comparison of carbon fiber and stainless steel root canal posts. Quintessence Interna- tional, 27, 1996: 93-97.
  25. - Rasimick, B.J., Gu, S., Deutsch, A.S. y Musikant, B.L. Measuring the radiopacity of luting cements, dowels, and core build-up materials with a digital radiography system using a CCD sensor. J Prosth 16, N° 5, 2007: 357-364.
  26. - Raygot, C.G., Chai, J. y Jameson, L. Fracture resistance and primary failure mode of endodontically treated teeth restored with a carbon-reinforced resin post system in vitro. Int J Prosthodont, 14 (2), 2001: 141-145.
  27. - Rjik, W.G. Removal of fiber posts from endodontically treated teeth. Am J Dent, 13, 2001: 19B-21B. 28.- Sakkal, S. Carbon-fiber post removal technique. Compendium, 17, 1996: 586-590.
  28. - Sakkal, S. y Boudrias, P. New developments in fiber post systems: The DT-Post one step closer to the ideal shape. 4th. International Symposium, 2000: 10-14.
  29. - Sánchez, F. Obturación final, paso clínico determinante en el éxito o fracaso del tratamiento radicular. Boletín Fa- cultad de Odontología, Universidad de Costa Rica, IV (4), 1991: 15-20.
  30. - Sorensen, J.A. y Engelman, M.J. Ferrule design and fractu- re resistance of endodontically treated teeth. J Prosth Dent 63 (5) 1990: 529.536.
  31. - Sorensen, J.A. y Engelman, M.J. Effect of post adaptation on fracture resistance of endodontically treated teeth. J Prosth Dent 64 (4), 1990: 419-424
  32. - Standlee, J.P. y Caputo A.A. Endodontic dowell retention with resinous cements. J Prosth Dent, 68 (6), 1992: 913- 917.
  33. - Standlee, J.P. y Caputo A.A. Effect of surface design on retention of dowels cemented with a resin. J Porsth Dent 70, 1993: 403-405.
  34. - Stock, C.J., Gulabivala, K., Walker, R. y Goodman, J.R. Atlas en color y texto de Endodoncia, 2da. Ed., Harcourt Brace Publishers Internacional, Madrid, 1997: 89-95. 36.- Texeira, D., Andrade, M.A.C., Baratieri, L.N. y Monteiro Junior, S. Influência do número de pinos fibrorresinosos na resistência à fractura de núcleos de resina composta em raí- zes debilitadas. International Journal of Brazilian Dentis- try, 1 (4), 2005: 323-329.
  35. - Tjan, A.H.L. y Wfhang, S.B. Resistance to root fracture of dowel channels with various thicknesses of buccal dentin walls. J Prosth Dent, 53 (4), 1985: 496-500.
  36. - Wang, Y., Raffaelli, O., Zhang, L., Chen, J. y Ferrari, M. Effect of different bonding procedures on micro-tensile bond strength between a fiber post and resin-based luting agents. J Oral Science, 49 (2), 2007: 155-160.
  37. - Zhang, L., Huang, L., Xiong, Y., Fang, M., Chen, J.H. y Ferrari, M. Effect of post-space treatment on retention of fiber posts in different root regions using two self-etching systems. Eur J Oral Sci 116, 2008: 280-286